Comidas Para Diabéticos

Cuidados Del Pie Diabético: Lo Que Se Debe Y No Se Debe Hacer Para Cuidar El Pie Diabético.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, el número de amputaciones de extremidades inferiores entre los diabéticos que ingresaron a los centros hospitalarios en el 2008 fue de 3.6 de cada 1000.

Este porcentaje incluye amputaciones de pies, pies debajo de la rodilla y arriba de la rodilla.

Cuando una persona ya es diabética, y presenta cifras elevadas de azúcar en la sangre, esa sangre recorre todo nuestro organismo, por lo tanto, esa sangre va a dañar los vasos sanguíneos, principalmente los vasos más delgados.

En el momento que las arterias de los ojos se dañan causa la retinopatía, cuando las arterias de los riñones sufren daños causa insuficiencia renal y cuando la diabetes afecta los miembros inferiores que por ser más distales hay gran cantidad de vasos delgados, puede causar infecciones graves causando en el peor de los casos la amputación de la extremidad.

1. Cuidados Del Pie Diabético: El Pie Diabético Es Una Complicación De La Diabetes Mellitus.

El pie diabético es una consecuencia de mantener altos niveles de azúcar en la sangre por mucho tiempo.

El azúcar en la sangre daña las arterias y hace que la pared arterial se endurezca y se estreche restringiendo el suministro de sangre a las áreas periféricas del cuerpo.

La sangre transporta nutrientes y oxígeno a los tejidos y las células.

Cuando las células y los tejidos se ven privados de nutrientes y oxígeno, se produce una afección denominada isquemia.

Las células mueren gradualmente.

Esto es médicamente conocido como necrosis.

Además, la diabetes causa neuropatía, una condición que daña los nervios y causa la pérdida de sensibilidad.

El estrechamiento de las arterias y la neuropatía diabética da lugar al desarrollo del pie diabético.

Las infecciones ocurren fácilmente.

Debido a la cantidad excesiva de azúcar en la sangre, propiciando el entorno para que las bacterias prosperen allí.

Luego ocurre una infección generalizada, su piel se decolora y muere, sus huesos se infectan y el médico tendrá que amputar el pie.

Por lo general se comienza por los dedos de los pies, posteriormente todo un pie, para luego toda la extremidad inferior.

2. Síntomas Del Pie Diabético.

Los primeros signos que debes tener muy en cuenta de un pie diabético son:

  • Enrojecimiento de algunas zonas del pie.
  • Aumento de su temperatura.
  • Perdida de la sensibilidad.
  • Pesadez en los pies.
  • Pierden el control de los pies afectando el caminar.
  • Ardores intensos en los pies y principalmente en los dedos.
  • Zonas callosas que no mejoran y que finalmente se ulceran.

Estas lesiones iniciales pueden agravarse hasta llegar a una ulcera profunda y alcanzar el hueso provocando una osteomielitis, finalmente en situaciones muy avanzadas una gangrena del pie.

Con un buen seguimiento y control son lesiones evitables.

3. Cuidados Del Pie Diabético: ¿Cómo se previene esta condición?

3.1 14 cosas que debes hacer para cuidar el pie diabético:

 

1. Lávate los pies suavemente todos los días con agua tibia y jabón. Antes de lavarse los pies, primero controle la temperatura del agua.

El agua puede estar muy caliente y tus pies podrían no sentirla debido a la neuropatía causando posibles quemaduras.

2. Inspeccione a diario los dedos y pies en busca de arañazos, callos, ampollas, laceraciones o cualquier lesión.

Revise cada área de su pie en la parte superior, las plantas, los costados, los talones y especialmente entre los dedos de los pies.

El mejor momento es justo antes de acostarse, después de lavarse o después del baño.

3. Pídale a alguien que le examine los pies si no puede alcanzarlos.

4. Aplique polvo antifungoso para prevenir infecciones por hongos.

Si su piel está seca y agrietada, aplique loción, vaselina o cremas humectantes después de lavarse o bañarse, pero no la aplique en áreas donde tenga llagas.

Cuidados Del Pie Diabético

5. Use calcetines para diabéticos que puedan soportar la circulación de sus pies.

6. Use zapatos, sandalias o botas adecuadas, protegido, de material suave, sin costuras por dentro.

Revisar muy bien los zapatos antes de usarlos porque puede haber un cuerpo extraño que la persona no podría sentir, causándole una lesión considerable.

7. Lleve zapatos extra cuando viaje, especialmente si pasará la mayor parte del día o de la noche en un autobús o avión.

Empacar un par extra en su bolsa de mano o mochila cuando va de excursión o caminatas en el bosque es muy útil.

En caso de que sus zapatos se pongan lodosos o dolorosos, puede cambiarse el calzado.

8. Use buenos zapatos para correr o caminar si le gusta correr o caminar. Use zapatos que estén cerrados para proteger sus pies de objetos punzantes que pueden lastimar sus pies.

9. Presta atención a tus uñas de los pies.

Córtelos cortos y rectos para prevenir una uña encarnada. Puedes hacer esto justo después del baño cuando tus uñas están blandas.

10. Si opta por una pedicura, asegúrese de elegir un pedicuro cuyos instrumentos se desinfecten después de cada uso.

Para estar seguro, puede traer sus propias herramientas de pedicura. Asegúrese de no cortar demasiado las cutículas, o mejor aún, no cortarlas.

Es muy fácil para las bacterias, los hongos y los virus ingresar hasta el más mínimo rasguño en su piel.

11. Aprende a identificar los problemas de los pies.

12. Haga ejercicio regularmente para mejorar la circulación en sus extremidades inferiores.

13. Consulte a su médico de pies al menos una vez al año.

14. Si tiene heridas y desea una acción inmediata, solicite ayuda de los centros hospitalarios.

Los centros locales de heridas cuentan con especialistas que pueden ayudarlo.

 

3.2 12 Cosas Que No Se Deben Hacer Para El Cuidado De Los Pies Diabéticos.

 

1. No vayas descalzo a ninguna parte ni siquiera en tu dormitorio.

Lo mismo cuando vas a nadar en piscinas.

Solo quítese los zapatos o las zapatillas cuando entre al agua. La playa es particularmente peligrosa para tus pies. Use una sandalia o una zapatilla de suela gruesa y dura.

Debe ser lo suficientemente grande como para que ninguna parte de tus pies sobresalga.

Pequeñas conchas rotas o piedras afiladas pueden cortar sus pies sin que usted lo sienta.

2. No use zapatos ajustados o incómodos.

Para las mujeres evite los zapatos de punta puntiaguda, ya que restringen el flujo de sangre a los dedos de los pies. Los tacones altos también pueden restringir el flujo de sangre a los dedos de los pies.

3. No use calcetines demasiado apretados o restrictivos. Elija calcetines que puedan dejar que sus pies respiren.

4. No ignore ninguna lesión en el pie.

5. No renuncie a su chequeo a su endocrinólogo o médico. Un nivel de azúcar en la sangre estrechamente controlado puede prevenir el empeoramiento de la condición de su pie.

6. No fumes. Fumar estrecha aún más sus arterias y restringe el flujo de sangre a sus pies.

7. No use soluciones antisépticas fuertes en sus pies. Pueden irritar tu piel.

8. No aplique una almohadilla térmica o una botella de agua caliente en los pies.

9. No camine sobre pavimento caliente o en playas de arena caliente.

Para que pueda divertirse en la playa use zapatillas de suela gruesa o sandalias. Si siente los pies fríos por la noche, póngase calcetines en la cama.

10. No trate pequeñas lesiones, callos o granos con medicamentos de venta libre o remedios caseros, haga una cita con un podólogo para tratar problemas en los pies.

11. No se siente con las piernas cruzadas o de pie por períodos demasiado largos de tiempo.

Si está de viaje, flexione los pies, estírelos, póngase de pie y realice frecuentes paseos por el pasillo.

12. No descuide sus medicamentos para la diabetes.

Estos son consejos importantes para ayudar a prevenir un mayor deterioro de sus condiciones y pueden ayudarlo a evitar la amputación.

4. Si No Hay Control Del Azúcar, Aún No Hay Cuidado De Pie Diabético.

La mejor manera de prevenir el pie diabético es administrar y controlar su nivel de azúcar en la sangre a través de la dieta, el ejercicio, el cumplimiento de sus medicamentos antidiabéticos, la monitorización de la glucemia y los chequeos a su endocrinólogo o proveedor de atención médica.

Deja un comentario